La necesidad del Fuerte de Graça

A partir de mediados del siglo XVII en adelante, la colina que hasta entonces había tenido una función religiosa, empezó a representar una amenaza peligrosísima para la ciudad, mediante la integración de la pólvora en el arte de la guerra.

Una vez que se empezó a utilizar, consistía en un punto frágil y estratégico para el ataque del enemigo constituyendo al mismo tiempo un peligro inminente para la población, una vez que a partir de este local se podría bombardear la ciudad. Con el desarrollo continuo de la artillería, con la poca distancia ante la ciudad y el desnivel entre el Monte de Graça (404) y la zona del Castillo (345m), la necesidad de fortificación de esta barrera natural amenazadora era urgente.

Quien se da cuenta de esta necesidad es el Conde de Lippe que, traído desde Inglaterra por el Marqués de Pombal, viene a organizar el Ejército Portugués. Será Lippe quien ordena la construcción del Fuerte de la Graça.

contacte-nos

Solicite-nos informação e serviços, sugira-nos ideias. Nós agradecemos e, aguardando a sua visita, responderemos assim que possível. Obrigado.

Not readable? Change text. captcha txt