Curiosidades de la Historia

A lo largo de las obras de construcción del Fuerte de la Graça, entre 1763 y 1792, murieron muchos operarios. Justo en Agosto de 1764 “se experimentaron cuatro minas, pero hubo cinco desgracias de piernas y brazos quebrados y un murió deshecho en trozos en seguida”.

En 1765, un capitán de mineros inglés y tres soldados de su compañía, del Regimiento de Artillería del Alentejo, robaron pólvora por diversas veces que existía en uno de los polvorines de la obra. Una vez cogidos, fueron inmediatamente presos separadamente. Fueron juzgados en el Consejo de Guerra y se desconoce su sentencia. Sin embargo, en un crimen idéntico acometido en el mismo año, se mandó ahorcar un Teniente y después de muerto se le cortaron los pies, las manos y al cabeza y se pusieron a la entrada del almacén de pólvora.

En 1770, el médico del Hospital Militar de Elvas (entonces denominado Hospital Real de la Plaza de Elvas) pidió aumento de salario porque en su hospital además de tener que asistir a los militares enfermos de la ciudad de Elvas que en esas fechas tenían cuatro regimientos de infantería y uno de caballería, tenía ahora también que acudir a los trabajadores de la obra. De esta manera, diariamente asistía a más de 300 personas lo que era insostenible.

En la construcción del Fuerte de la Graça, teniendo en cuenta la falta de mano de obra y la necesidad urgente de la fortificación, el Rey portugués envió para Elvas los presos de casi todas las ciudades del país para que fueran utilizados como trabajadores.

El pueblo de Vedor, junto a Elvas, fue creado durante las obras del Fuerte de la Graça con la construcción de casas que albergaban gran parte de los trabajadores que trabajaban en la obra, además de varias tiendas. Manuel Rodrigues de Ataíde, que ahí tenía una finca, recibió en nombre de Vedor General de Artillería.

Después del gran terremoto de 1755, el Marqués de Pombal creo un impuesto de 4% sobre las mercancías que entraban en Lisboa. Con la receta de este impuesto, fue posible la construcción del Arsenal de la Marina y de los Despachos de la Plaza del Comercio en Lisboa y el Fuerte de la Graça en Elvas, teniendo este último un coste de 769.199$039 réis.

En la puerta interior del Fuerte de la Graça, además de un conjunto escultórico donde están representadas las armas de Portugal, existe una lápida con la siguiente inscripción: IOSEPHUS. I. AUGUSTUS. INVICTUS. PIUS.  |  QUO. ADITUM. HOSTIBUS. IN. RELIQUAM. PROVINCIAM. INTERCLUDERET.  |  CURANTIBUS. GUILLIERMO. COMITE. LIPPIENSE. LUSITANORUM. MILITUM.  |  IMPERATORE. SUMMO. ET. SEBASTIANO. JOSEPHO. CARVALIO. MELIO.  |  COMITE. OEYRENSI. MAGNO. CONSILIARIO. ATQUE. ADMINISTRO. HANC.  |  ARCEM. A. FUNDAMENTIS. EXTRUXIT. OMNIQUE. PRAESIDIO. COMMUNIVIT  |  AN. MDCCLXVI.

Significa...

“José I, Augusto, Invicto, Pio, para impedir la entrada de los enemigos en la Provincia, bajo la dirección de Guilherme, Conde de Lippe, mariscal general del ejército portugués, y de Sebastião José de Carvalho e Melo, Conde de Oeiras, primer consejero y ministro, fundó este fuerte y lo dotó completamente. Año de 1766.”

Durante las invasiones Francesas, la ciudad de Elvas fue ocupada por las tropas francesas comandadas por Junot en el día 11 de marzo de 1808. Mientras la ciudad pasó a disponer de un Gobernador Militar el Coronel Miquel, el Fuerte de la Graça tuvo como Gobernador Militar, Miquel, hijo del antecesor. Cuando la mayoría de las tropas francesas recogían a Lisboa, la ciudad de Elvas es la única que quedaba guarnecida en la frontera terrestre al sur del país. En el Fuerte de Graça estaban entonces acuarteladas cuatro compañías de suizos y tres del Regimiento 86º de infantería de línea. Todas las armas y municiones que existieran en la ciudad en las manos de los portugueses fueron colocadas en los fuertes para evitar una insurrección. Aun así, en la noche del 8 de julio de 1808, el gobernador militar de la ciudad y un ingeniero francés son el objetivo de una emboscada junto a la fuente de Rui de Melo. Miquel queda gravemente herido y los caballos son asesinados. Con Miquel en peligro de vida (fallecería poco tempo después en Lisboa), su hijo Miquel, gobernador del Fuerte de la Graça, mandó ejecutar siete prisioneros portugueses junto al local de la emboscada.

Después del levantamiento militar monárquico fallido del 18 de abril de 1925, liderado entre otros, por Sinel de Cordes e Gomes da Costa, éstos son enviados como prisioneros políticos para el Fuerte de la Graça en Elvas. Será en el Fuerte que planearán el movimiento de 28 de mayo de 1926 que acabaría por imponer la dictadura Militar. Quien queda al mando es el Coronel Passos e Sousa, que se convertiría en Ministro, y era entonces Gobernador del dicho fuerte.

contacte-nos

Solicite-nos informação e serviços, sugira-nos ideias. Nós agradecemos e, aguardando a sua visita, responderemos assim que possível. Obrigado.

Not readable? Change text. captcha txt